Bohemian Rhapsody Rosado

  • En oferta
  • Precio habitual €11,50
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.


100% Tempranillo

D.O. Ca. La Rioja

Un rosado de tonalidad rosa pálido, piel de cebolla, conocida como estilo “Provenza” fresco, ligero y muy fácil de beber. El homenaje o regalo de bienvenida que Pedro Peciña hace a su hija Clara Merce por su nacimiento, un vino hecho con amor y dedicación muy especial.

Cata

Vista: tonalidad rosa pálido, piel de cebolla, conocida como estilo “Provenza”.

Nariz: complejidad aromática floral, almibarada, ligera sensación dulzona y sin embargo es totalmente seco.

Boca: con una aguja muy fina que ayuda a que en boca este rosado sea una delicia de equilibrio entre la acidez y el grado alcohólico, fresco y amable pero muy bien estructurado.

Temperatura de servicio: 6-8ºC.

Grado Alcohol: 13.5% vol.

Vinificación 

Obtenido mediante el método de “sangrado”, (separando el mosto de los hollejos según llega a bodega para que no haya demasiada extracción de color y mantenga aromas frescos), uvas 100% Tempranillo tinto de nuestros viñedos en San Vicente de la Sonsierra, y teniendo como premisa la filosofía de EL VINO PRODIGO de elaborar “VINOS SIN TECNOLOGIA, VINOS SIN ENOLOGIA”, BOHEMIAN RHAPSODY, realiza la fermentación de forma espontánea en depósito de acero inoxidable durante 25 días, a una temperatura de 12 grados, transformando lentamente el azúcar en alcohol, manteniendo aromas y sabores característicos de un vino rosado.

Viñedos

Las uvas

Para disfrutar de un buen vino de Rioja siempre es necesario partir de la base de los viñedos que nos van a aportar algo tradicional y exclusivo, como son los situados en la parte más al Oeste de La Rioja, o también llamada Rioja Alta, por ello llevamos unos años seleccionando unas determinadas parcelas para hacer una pequeña producción de uva, pero escogidas con esmero para conseguir toda la esencia de un Rioja a la altura de las grandes ocasiones.

La elaboración

Partir desde cero es complicado y para ello se necesita la ayuda de los amigos, por eso para arrancar el proyecto contamos con las instalaciones de una coqueta bodega en la que hemos ido puliendo al principio algo que empezó como  un capricho, y que al final vamos a darle forma para complacer  a esos amantes del vino que desean probar un Rioja con un estilo diferente, exclusivo y de producción muy limitada.

 

 

Maridaje

Perfecto para maridar con entrantes, pastas, arroces, pollo, hamburguesas, y momentos de relajación y disfrutar.

 

Bodega

 

Aunque El Vino Pródigo es un micro-proyecto que se crea como empresa en el 2014, ya en septiembre de 2011 empieza a gestarse lo que será una pequeña empresa que “fabricara pequeños placeres sensoriales”.

Pedro Peciña Gil decide, junto a su mujer María Ruiz, crear desde cero este ilusionante proyecto, en el que únicamente cuentan con la inestimable ayuda de sus amigos, sus ganas, y dos pequeñas viñas en San Vicente de la Sonsierra en Rioja.

Pedro Peciña Gil, es un enólogo con más de 15 elaboraciones a sus espaldas realizadas en 3 proyectos diferentes de Rioja y uno en Texas (USA). Varias de sus elaboraciones para otras bodegas han obtenido, entre otros reconocimientos, más de 90 puntos Parker.

La idea de llamar a la empresa El Vino Pródigo surgió pensado que después de tantos proyectos en los que Pedro había trabajado para otras marcas, había llegado el momento de volver a los orígenes y hacer algo autentico, algo propio, y prodigar los conocimientos adquiridos, con un sello propio, una marca propia, y por supuesto la primera marca de El Vino Pródigo debía de ser La Viña de La Merce, nombrado así en homenaje a La Merce, la madre de Pedro, que murió cuando él era solo un niño, pero que siempre le ha servido de inspiración para sacar proyectos adelante.

El siguiente proyecto sería la elaboración de un maceración carbónica tal y como se hacía hace 80 años, sin tecnología, sin enología y buscando la pureza frutal del tempranillo, de ahí surgió Placeres Sensoriales.

El tercer y último vino que culmina el proyecto sería Prodigus Venit, la máxima expresión de calidad y “terroire” de la Sonsierra.