Mon Pare

  • En oferta
  • Precio habitual €18,90
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.


Garnacha negra, Syrah, Cabernet Sauvignon

D.O. Terra Alta


Mon Pare es un vino sabroso, de entrada suave, con buena presencia y equilibrio en el paladar, disfruta de un final largo y lleno. El homenaje que Elies Gil hace a su padre y es el resultado de las cosas hechas sin prisas. De dejar que el vino encuentre su mejor expresión en la barrica.

Cata

Vista: intenso color ciruela y una lágrima densa. 

Nariz: muy agradable en nariz, aromáticamente es complejo con notas que recuerdan la fruta negra madura, especias provenientes del envejecimiento y un toque balsámico que le confiere frescura al aroma.

Boca: tiene una entrada suave, con buena presencia y equilibrio en el paladar, disfruta de un final largo y lleno.

Temperatura de servicio: 16-17ºC.

Grado Alcohol: 14% vol.

Vinificación 


Después de una cuidadosa selección de la uva en la entrada de la bodega, la uva entera se transporta a los depósitos de acero inoxidable donde realizará la fermentación. Con el grano entero y elegido la uva mantendrá toda la esencia de las variedades y del terreno, confiriéndole todo el carácter del territorio. Posteriormente envejece 18 meses en fudres de 5.000 litros gracias a los que adquiere la complejidad que lo caracteriza. Se embotella y se mantiene en reposo durante un mínimo de 6 meses.


Viñedos


El proyecto vitivinícola de Les Vinyes del Convent está unido a dos operaciones de arqueología vinícola. Por un lado está la recuperación de la Garnacha Alta, una subvariedad de la Garnacha negra con un comportamiento vegetal muy diferente. Se caracteriza por tener un grano más separado, permitiendo así que pase más el aire, y es un poco más negra. Por otra parte se ha recuperado también un tipo de uva Muscat de grano pequeño y rojo que se encontraba también prácticamente extinguido.

En los viñedos que rodean la bodega se encuentran plantadas hasta 5 tipos diferentes de Garnacha con la intención de hacer divulgación de la cultura del vino entre los visitantes de la bodega. La recuperada Garnacha Alta comparte aquí protagonismo con la Garnacha tinta, la Garnacha peluda, la Garnacha tintorera y la emblemática Garnacha blanca de la Terra Alta.

Viñedos ubicados en 5 fincas de calidad. La Finca Lo Bovet, Viarnet, La Pesca, Más de Sotorres y La Senyoria.

 

 

Reconocimientos

 

Concurso de Vinos con DO Terra Alta 2019:
Gran Vino Tinto Terra Alta.
Premios Vinari 2021:
Mon Pare 2016: Vinari de Plata (Categoria Vinos Tintos de Guarda)
Mon Pare 2017: Vinari de Oro (Categoria Vinos Tintos de Guarda)

Reserva Mundial de la Biosfera per la UNESCO


Bodega

La familia de Elies Gil se ha dedicado históricamente al mundo del vino. El bisabuelo de Elies, Ramón Gil, es la primera generación ligada al mundo del vino, en 1769. Construyó la primera bodega de la familia y comenzó a cultivar los viñedos y a vender vino, haciendo de este negocio su modus vivendi.

Ramón y su esposa Manuela trabajaron muy intensamente para comprar las tierras y la casa donde nacieron todas las generaciones venideras, cambiando así, no sólo el rumbo de su vida, sino también las tradiciones y la vida de todos aquellos que vendrían después. A partir de ese momento, el heredero dejaría para siempre de ser el hijo mayor para dejarlo todo en manos de los más pequeños de la familia. Ramon dejó la bodega a su hijo, Antonio Gil, quien continuó con los trabajos de vinificación, incrementando el negocio familiar mediante la compra de uva en el ámbito local.

La tercera generación, encabezada por Rodrigo Gil, padre de Elies, se dedicó a fondo a la elaboración y el comercio, siendo pionero en la instalación de maquinaria moderna para elaborar el vino. Rodrigo Gil hizo crecer la empresa, haciéndola fuerte en la venta de vinos a granel gracias a sus acuerdos con los actores del mundo del vino más importantes en cada momento. Rodrigo murió joven y Elies, el hijo menor, se quedó al frente, junto con su hermano mayor.


A Elies siempre le había llamado la atención el mundo de la elaboración. Y así, un tiempo después de haber llevado la empresa familiar con su hermano, decidió montar su propia bodega en Gandesa. En 1992 nació La Vinícola de Gandesa, una bodega con todas las instalaciones necesarias para hacer vinos modernos. Se materializaba así su deseo de hacer vinos buenos y diferentes, que le llevaron a trabajar con los principales agentes del mundo del vino.

Cuarta generación

Ahora, más de 25 años después, y con la Vinícola de Gandesa convertida en una gran maquinaria vitivinícola, Elies cumple el sueño más grande de su vida profesional. Les Vinyes del Convent nació en 2017 para rendir homenaje a toda su familia que, después de haberse consolidado como una de las principales empresas proveedoras, se merecía dar vida a un proyecto con sello propio que hace honor el apellido Gil y todo lo que representa.

Maridaje

Carnes elaboradas así como guisos de cerdo o ternera.